jueves, 18 de abril de 2013

Rosa y Javier


Para qué mentir, no me esperaba nada de este cómic. La conjunción de "hechos reales" + "producto español" + "novato" + "novela gráfica" + "temática social" me echaba muy mucho para atrás, pero al final me he llevado una muy grata sorpesa. ¿Que por qué? Pues porque no parece que lo hayan hecho un par de novatillos ni de lejos.


La historia, como ya supondréis por el párrafo anterior, va de una madre que contempla como su hijo cae en la espiral autodestructiva de las drogas y hará todo lo posible por sacarle de ella en solitario, pues su marido es un borracho inútil y su otro hijo lleva siendo víctima de robos por su hermano desde hace semanas y ya está harto de él (y como no todo ello basado en hechos reales).

Es cierto que suena tópico, e incluso los primeros capítulos son una sucesión de estos que pueden hacerse pesados por momentos, pero tras las primeras 15-20 páginas la narrativa se centra más en el caso personal de esta familia que en los "grandes clásicos de las drogas", ganando muchísimo el cómic en el proceso. Realmente me salió la lagrimilla con algunas escenas de esa "segunda mitad" del cómic (la segunda aparición del señor sapo... ay...). 


En lo que respecta al dibujo, para ser el primer trabajo del chaval no está nada mal, pero hay un pequeño detalle consecuencia de su estilo visual que no ayuda mucho al cómic y es lo que concierne a los ojos. Ese estilo de "bola negra" está bien para comedias o historias donde el personaje no necesite expresar muchos sentimientos, pero (por lo menos yo) es una de las cosas que más miro cuando un personaje se siente mal, y hay "cierta viñeta" en la que el diálogo y comportamiento del personaje intentan transmitir una cosa y los ojos que se gasta son capaces de sacar a uno de la historia (y no solo me pasó a mi, le dejé el cómic a mi novia y estuve en la habitación mientras lo leía, y justo cuando llegó a esa escena se quedó pillada mirando un rato y me comentó si no había algo raro allí).

Fuera de ese detalle, el cómic merece la pena y mucho. Ahora bien, hay un problema: 115 páginas, tapa blanda y 20€. Seamos realistas, la relación calidad precio se va de las manos. Si ya me parecía caro pagar 16 € por las páginas de V de Vendetta siendo el triple de páginas no os digo mi opinión sobre el precio de este cómic. Y me cuesta decirlo porque pese a no conocer al autor personalmente sé que ha invertido un año de su vida en hacer esto y que la editorial le ha pagado una puta mierda (lo cual va a usar para ir al salón del cómic de Barcelona a promocionar esto), pero aún así no puedo decir "sí, compradlo sin miedo" porque aunque es un buen cómic el precio es demasiado elevado.

Aún así, como ya digo si podéis leerlo no dudéis en darle una oportunidad, pues gustará tanto a los fans del cómic como para los neófitos en este tema (es más, creo que hasta sería un buen regalo para alguien que nunca ha tocado esta clase de material).

No hay comentarios:

Publicar un comentario